Nosotros

Teresa Morón

Teresa MorónEn 1988 se recibe de Profesora de Educación Física y en 1990 finaliza los estudios de Profesora de Yoga. A partir de ese momento comienza a dictar clases. En la búsqueda de su propio camino de evolución interior y luego de incursionar en distintas disciplinas, en el año 1993 conoce al Sensei Fernando Montoto y de la mano de él llega a la escuela de Okido.

A partir de ese momento, comienza a capacitarse permanentemente en esta técnica Para ello viaja a San Pablo (Brasil) a tomar Cursos y Seminarios en los años 2001, 2005, 2006 y 2008. Desde 2004, organiza y participa en los Seminarios que se realizan en Argentina con los Sensei que vienen desde Brasil y Japón. En septiembre de 2009 viajo a Japón para tomar seminarios de actualización en diferentes dojos.

 

Graciela Fidis

Graciela FidisConoce la terapia corporal Okido a través de recibir tratamientos del Sensei Fernando Montoto. Los tratamientos fueron provocando en ella cambios que la conducen a un reordenamiento de su vida personal y profesional, y que traen aparejada una nueva actitud de vida. A partir de allí decide capacitarse en esta escuela. Y viaja a Brasil en 2004, 2005, 2006 y 2008. Desde 2004, organiza y participa en los Seminarios que se realizan en Argentina con los Sensei que vienen desde Brasil y Japón. En septiembre de 2009 viajo a Japón para tomar seminarios de actualización en diferentes dojos.

Actualmente en forma conjunta Teresa Morón y Graciela Fidis dictan clases, cursos y dan tratamientos de esta terapia corporal en su Dojo. También se encargan de la organización de clases, seminarios y tratamientos para los maestros internacionales de esta escuela que visitan la Argentina.

 

Fernando Montoto

Fernando MontotoFernando Montoto nació en Buenos Aires, Argentina el día 14 de diciembre de 1953. Por razones de índole personal, se va a Brasil y allí comienza a estudiar Medicina Natural con un médico en la ciudad de Río de Janeiro.

En 1982, Oki Sensei viajó a Río de Janeiro a dictar un curso y allí lo conoce a Fernando Montoto y lo invita para que estudie con él en la escuela que había fundado en la ciudad de Mishima, Japón. Oki Sensei le realizó esa invitación a condición de que permaneciera dos años en la escuela para luego difundir la técnica en toda América Latina. Fue así que concurrió a Mishima y estuvo dos años conviviendo con el Maestro Oki en su escuela.

En 1986, Montoto regresó a Brasil, y se instaló en primera instancia en la ciudad de Río de Janeiro. Allí armó cursos y grupos de estudios y con los alumnos más interesados en la técnica organizó viajes para asistir a los seminarios internacionales que se dictaban en Shimoda y allí Montoto comenzó a trabajar como colaborador en los seminarios internacionales de la escuela de Okido.

Asimismo Montoto viajó a Europa y colaboró en los Dojos de Oki Sensei en Holanda e Inglaterra. Regresó a Brasil y continuó divulgando la técnica y en 1993 comenzó a viajar a Argentina para dictar cursos y formó seguidores que fueron a Japón en 1994 a otro seminario en Mishima. En 1994, es designado Colaborador para los Seminarios Anuales de EEUU y participa con profesores que vienen desde Japón.

En 1996, publica su primer libro “Relaciones del Cuerpo”., en el que describe un método terapéutico que se utiliza desde hace muchos años y que su origen fue en el Extremo Oriente. Presenta una visión holisitica del ser humano con nuevas formas para diagnosticar y tratar el cuerpo humano y sus funciones.

En 2003, publica su segundo libro “Shusei-Ho” en el cual se describe una síntesis de los principales ejercicios que conducen a un mayor equilibrio del cuerpo, como fortalecimiento del tandem, que es base para los ejercicios correctivos.

 

Osamu Tatsumura

Osamu TatsumuraNació en Hyogo, Japón, en 1948, y se graduó en la Universidad Waseda, en literatura. En 1973, comenzó su formación con el Maestro Masahiro Oki, y tras el fallecimiento de Oki en 1985, se convirtió en el Director de la escuela OKIDO Yoga en Japón.

En 1994, fundó el Instituto de Investigación de Yoga Tatsumura, También fundó Gaia espacial, donde ha estado entrenando a futuros líderes de salud holística. Él anima a la gente a crear el cuerpo, la mente y el espíritu con la sabiduría oriental, para que todos podamos escuchar las palabras de la Madre Tierra y la Fuerza de la Energía de Vida que nos da el Universo.

Ha escrito numerosos artículos, libros, y viaja por todo el mundo dictando clases y conferencias. En nuestro país ya dictó dos seminarios intensivos en la ciudad de Buenos Aires en 2006 y 2008 y nos visitará nuevamente en Septiembre de 2010. Actualmente es el Presidente de la Asociación de Okido Yoga Japón.

 

Masahiro Oki

Masahiro OkiProfundo conocedor y experto en medicina oriental, tanto como de la tradición médica oriental, dedica gran parte de su tiempo a la terapia, con un método propio y curando así casos gravísimos. Será él mismo quien se diagnostica un cáncer de duodeno.

Aprende a vivir con los síntomas de su enfermedad sin rechazarlos y profundiza su investigación. El cáncer se convierte en un acicate extraordinario en su empeño de estudio.

Después de algunos años de enseñanza en América y en Europa junto a Jorge Osawa, fundador de Macrobiótica, es invitado por Osawa a dirigirse al Centro Macrobiótico de Tokio. Allí enseña filosofía y practica yoga, pero decide que su investigación tiene que ser más global y deja aquella experiencia después de casi dos años.

En 1961, con mucho empeño comienza a enseñar en Japón y en los años sucesivos son construidos en Mishima por sus alumnos tres importantes lugares de práctica y estudio. Allí tendrán lugar curas milagrosas, también en otros lugares que surgirán sucesivamente, millares de estudiantes, enfermos, terapeutas, hombres ilustres y personas de todas las categorías sociales.

Suceden numerosos acontecimientos extraordinarios en su vida durante estos años, principalmente un episodio.: en 1975, en Corea es invitado a visitar un hospital para leprosos. Para demostrarle a los enfermos su amor, los abraza y los besa hasta en el pus de sus llagas, no pudiendo contenerse en su deseo de demostrarles bondad, contrae la enfermedad de la cual llevará las señas hasta el fin de sus días.

En 1980, convoca en Japón el primer Congreso Internacional de Yoga, en el cual participan cerca de 8.000 personas de todas las nacionalidades.

Se brinda siempre con una humildad extraordinaria. Sus últimos años de vida los dedica solamente a servir devotamente a los demás, no solo devotamente sino también incondicionalmente.